Freddie Mercury, Queen y la Ópera

Queen es considerada una de las bandas de mayor influencia de la historia y su papel fue decisivo para dar lugar a nuevas modalidades del rock desarrolladas durante los 70 y 80. Su éxito musical, Bohemian Rhapsody, es el tema más escuchado del siglo XX y está considerada la mejor canción de la historia

Bohemian Rhapsody fue publicada en 1975 en el álbum ‘A Night at the Opera’. Con seis minutos, un tema de seis minutos de duración que, a mitad de la interpretación, es interrumpido por un enorme coro de ópera grabado por los propios músicos. Para promocionarlo, Queen grabó el primer videoclip de la historia.

Freddie Mercury y Montserrat Caballé

El máximo encuentro entre Mercury y la ópera sucedió cuando este grabó el tema «Barcelona» junto a la famosa cantante española de ópera Montserrat Caballé.

Pero los orígenes de este tema vienen desde la primera vez que Freddie Mercury fue a ver una ópera (de la cual era fanático y en muchas de sus canciones con Queen dejaba plasmado ese gusto), y donde quedó maravillado con la voz de Montserrat Caballé

De ese momento se le ocurrió la idea de escribir algo dedicado a «La Superba» y de ello nació esta canción con tintes clásicos. En marzo de 1987, Freddie tomó un avión a Barcelona para conocer en persona a Montserrat Caballé. Al encontrarse con ella, Mercury le regaló una cinta de cassette donde estaba la «maqueta» de «Barcelona» y otros temas. Al escuchar la cinta, Montserrat quedó impresionada con la bella melodía de esta canción y decidió regrabarla a dueto con el vocalista de Queen. Tan fuerte fue su amistad, que ambos terminaron grabando un disco con temas cantados a dúo.

Cuando todos esperaban el resultado de esta mezcla entre una de las divas de la ópera con una de las mejores voces del rock, un 8 de octubre de 1988 Freddie y Montserrat aparecieron en un concierto al aire libre en Barcelona. En esa ocasión, ambos cantantes acompañados con Mike Moran al piano juntaron sus voces para entonar Barcelona junto con otras dos canciones del álbum que todavía no habían sido editadas en singles, How Can I Go On y The Golden Boy.

Posteriormente, dado el éxito de la canción, el Comité Olimpico Español (COE), decidió que esta sería la canción de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Para lo cual se habian hecho los contactos para que en la ceremonia de apertura fuese interpretada por ambos, pero debido al fallecimiento de Mercury a causa del SIDA el 24 de Noviembre de 1991, la canción fue cantada por Caballé y José Carreras.

Deja un comentario